Hay historias que emocionan, esas que a medida que vamos leyendo o viendo imágenes nos hacen derramar  una que otra lágrima.  Entre estas aparece la de Bonsai. Él es un Bulldog que nació con grandes  dificultades, pero que su lucha por vivir es gigantesca y conmovedora. 

Bonsai nació en un criadero de Arkansas, Estados Unidos. Como muchos criaderos, buscan tener perritos en buen estado para venderlos a familias que decidan entregarle amor. En este caso fue distinto, el pequeño desde el día uno venía con problemas: Síndrome del nadador en sus patas delanteras (lo que impide se pueda sostener, caminar y además hace que sus órganos internos soporten demasiada presión); las patas de atrás  y la pelvis no funcionan; las últimas vértebras de su columna están deformes; y fluidos en el interior de su cuerpo.

La radiografía del cuerpo de Bonsai

Sin duda que era un panorama oscuro para el pequeño bulldog, pero siempre hay personas de enorme corazón,  y una familia lo adoptó y desde ese día  se esfuerzan por darle una mejor vida. Primero debieron amputar sus piernas y ahora están realizando una campaña en las redes sociales que ha recaudado más de $10.000 dólares (También puedes aportar donando acá)

El dinero es para los cuidados y los gastos que requiere Bonsai en su día a día, que se complementará con los aportes de la Fundación Friends of Emma, que se dedica a ayudar  a perros con el paladar hendido y otros defectos congénitos. Ellos cubren por el momento gastos  de sus cuidados especiales, gastos veterinarios y necesidades como pañales.

El pequeño Bonsai, tiene la mitad de tamaño, pero un corazón el doble de grande, que le permite luchar día a día para entregar una sonrisa a quienes lo acompañan. Bonsai es un pequeño luchador que cada día da un ejemplo de cómo superar las adversidades.

Mira más fotos del pequeño Bonzai: Bonsai – Half a Bulldog, Twice The Love

Deja una respuesta

Escríbenos
1
Te ayudo, guauf
Perritorio responde
Hola!!
Gracias por escribirnos, ¿en qué podemos ayudarte :)?